¿Se cancela mi RFC al suspender actividades?

¿Se cancela mi RFC al suspender actividades?

Anteriormente, al proceso de “suspender actividades” se le conocía como “darse de baja”, y aunque se ha designado un nombre diferente, básicamente se trata de lo mismo, avisar al SAT que usted ya no realizará más tareas que generen impuestos.

Lo que sucede al suspender actividades es que ya no se presentan declaraciones periódicas, ni se tiene la obligación de tributar, sin embargo, esto no afecta en nada el RFC, si usted es una persona física, pues el código le sigue perteneciendo hasta su fallecimiento, solamente puede presentarse en estado inactivo hasta que usted reanude actividades nuevamente.

En el caso de ser una persona moral, es un poco distinto, el RFC se cancela si ocurre lo siguiente:

  • Fusión de sociedades.
  • Liquidación total del activo de la sociedad.
  • Escisión de sociedades.
  • Cambio de residencia fiscal.
  • Cese total de operaciones (sólo para personas morales que por ley no entran en liquidación).

Para obtener la suspensión, toda persona física o moral que deje de realizar actividades económicas por las cuales estén obligadas a presentar declaraciones periódicas, deben ingresar al portal web del SAT y a continuación:

  • Ingrese a la sección Trámites y de la barra superior elige la opción RFC.
  • Después busque el apartado Actualización.
  • A continuación, seleccione la opción Suspensión de actividades.
  • Llene los datos solicitados por el formulario electrónico y firme el trámite con su e.firma.
  • Envíe el trámite al SAT. No olvide imprimir y guardar bien el acuse de recibo electrónico ya que este es el comprobante de su trámite.
  • Espere la respuesta del SAT a través del medio que eligió para ser contactado.
  • Una vez que recibe su cita, no queda más que llevar el acuse de recibo impreso anteriormente para terminar el trámite.

Esta suspensión debe presentarse en un plazo no mayor a un mes después de que se han interrumpido todas las actividades económicas que den lugar a la presentación de declaraciones periódicas. En el caso de cambio de residencia fiscal, se presentará con no más de dos meses de anticipación.

Con este procedimiento la cédula de identificación fiscal que tiene asignada, queda sin efectos en forma automática. Pero como se menciona al inicio de este artículo, el RFC de las personas físicas no se cancela, solo queda inactivo. Posteriormente ya cuando se quiera nuevamente continuar las labores, no necesita sacar el RFC por el SAT, nuevamente, sino que simplemente basta con reactivar el mismo e inmediatamente puede seguir realizando sus actividades como persona física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *